Día 6245 o poesía

Jamás llegaré a ser poesía,

para ello se necesita amor, pasión… ¡dolor!

Y yo no soy más que una flor sin corazón,

una noche desestrellada,

una canción inacabada.

De la flor sin corazón surge entonces la semilla de la duda, la fruta del miedo, y un niño asustado que, inocente, juega a tientas con el péndulo de la lujuria. Entonces, entre los ecos del lugar donde se junta el tiempo se escucha una palabra, una voz: cobardía.

Sí, cobarde fui, cobarde soy más cobarde no seré,

Comeré la fruta del miedo, y expulsaré la semilla de la duda,

 y amaré, y lloraré y en definitiva seré poesía,

una flor con corazón,

una noche estrellada,

una canción ya acabada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s